viernes, 1 de enero de 2010

Y ya son 5 años


Costales preparados y el olor a azahar que lo impregna todo, la ropa ya está echa y la cuadrilla ya se dirige al paso. Tres golpes del llamador y levantá al tirón y con fuerza. Estamos en 2006, tarde de Domingo de Ramos, empieza esta historia, aunque realmente empezó a escribirse allá por octubre de 2005 cuando empieza a crearse esta cuadrilla del cristo de la Redención. Cuadrilla completa y con la ilusión de unos niños, aunque algunos ya no lo son tanto, esta historia, se escribe y se va a seguir escribiendo día a día, paso a paso es la historia de esta cuadrilla, de la cuadrilla del nazareno que derrama su sangre para redimir nuestros pecados y muere para salvarnos.

Muchos momentos, y esta cuadrilla siempre ha paseado al Santísimo Cristo de la Redención, como Él se merece, con ese paso largo, racheao y reposao que cada año se mejora y hace que Jesús de la Redención, ande literalmente con la cruz a cuesta por la calles de Hueva.

Y hoy nace este blog por esos cinco años y por todas las personas que empezaron en esta cuadrilla, por los que hoy sigue debajo y por los que por circunstacias de la vida, hoy ya no pueden acompañar a Jesús desde debajo de la trabajaderas, ya sea por su edad o por que tienen un balcón privilegiado en el cielo desde donde ven a Dios paseándose cada Domingo de Ramos por Huelva, pero siempre estarán debajo en el corazón, en la mente y en el alma de todos sus compañeros y amigos de costal.

Y aquí comienza la historia de Costal de Azahar sean ustedes bienvenidos.




Esta fue la primera cuadrilla

2 comentarios:

caña dijo...

soy el caña y me alegro mucho de la creacion de este blog y tambien decir que estoy orgulloso de pertenecer y de disfrutar de la gente que forma estas cuadrillas

Costaldeazahar dijo...

Muchas gracias caña, este blog esta echo para eso, para tener informada a toda la cuadrilla y a toda Huelva de lo que acontece y en especial a gente como tu que por la distancia no podeís vivir todos los días la cuadrilla, aunque si la mayoría, un abrazo.